fbpx

La cifra es abrumadora.

2 de cada 10 usuarios que leen un título hace clic en él para seguir leyendo.

¿No te parece increíble que un simple titular pueda ser tan decisivo para que tus artículos no pasen desapercibidos?

No importa el contenido. Da igual si lo que expones en el cuerpo de tu post es de calidad.

 

Definitivamente, lo que hace que tus post tengan más visitas es el titular.

 

Porque estoy segura que cada palabra de tu blog la escribes con la ilusión y la esperanza de calar en tu lector. Tanto si acabas de empezar como si ya llevas tiempo con tu blog de derecho quieres:

  • Aprovechar el tiempo que dedicas a escribir. 
  • Conectar cada día con más personas que conocen tu marca y convertirlos en potenciales clientes. 
  • Posicionar tu despacho especializado en un área de derecho. 

 

Por tanto, estarás de acuerdo conmigo en que el titular es la llave de acceso a tus artículos jurídicos. La puerta de entrada a tu marca personal

 

Así de importante es saber elegir un buen título para tus publicaciones.

Imagino que no querrás pasar desapercibida entre tanta Información. ¿Qué me dices, te apetece crear títulos que hagan que la persona que lo lea se frene en seco y abra tu post sin pensárselo?

Ponte cómoda. Hoy vas a conocer los 12 ejemplos de titulares que podrías utilizar para cautivar a tus potenciales clientes.

 

12 claves para escribir un título atractivo para tus artículos jurídicos y el lector haga clic sin pensarlo:

 

Si te das cuenta constantemente estás utilizando los títulos en tu web, en los títulos y subtítulos de tus posts o incluso en tus redes sociales.

No se trata de ser creativo ni sensacionalista. Pero si que es necesario despertar algunas emociones en la mente del usuario.

 

¿Qué hace que un título despierte interés por seguir leyendo?

 

He recopilado algunas técnicas de copywriting que funcionan en los títulos para artículos jurídicos. Vas a conseguir que tus títulos sean efectivos, atraigan a tus lectores y hagan clic en tus contenidos.

También te propongo ejemplos en los que puedes inspirarte para tus títulos.

 

1. La curiosidad.

 

Las personas somos curiosas por naturaleza. La curiosidad nos puede.

Para atraer a un mayor número de potenciales clientes hacia tu web debes ofrecerle un gancho que provoque un interés imperioso por leerte.

Ahora bien, la información que contiene el cuerpo del texto debe cubrir las expectativas del título. O incluso, superarlas.

Lo que nunca se puede hacer es engañar ni inventar, el contenido debe ser acorde a tu promesa. Si el lector no encuentra lo que le prometiste perderá la confianza en tí y no volverá a leerte más.

Un ejemplo en el que se utiliza la curiosidad podría ser:

 

17 consecuencias legales de constituir una empresa que nadie te ha contado antes.”

 

Fíjate, podría haberte planteado: “Trámites para constituir una sociedad limitada.”

¿En cuál de los dos harías clic primero?

 

2. Contiene la palabra clave principal.

 

Otro punto esencial que debe contener tu título es la palabra clave por la que quieres posicionar tu post en Google. Ya no sólo porque a nivel de SEO puede ayudarte, sino porque de este modo la persona que lo lee podrá entiender con un simple vistazo cuál es el tema principal de tu post.

Un ejemplo que menciona el tema principal es:

 

 

“¿Qué requisitos debo cumplir para solicitar la incapacidad permanente absoluta?”

 

 

3. El beneficio.

 

Mencionar el beneficio que obtendrá el lector tras consumir tu contenido es una estrategia muy poderosa.

Cuando incluimos en el titular el beneficio concreto, las regiones del placer se activan al simular imaginariamente que ese deseo puede verse cumplido.

Por ejemplo podrías utilizar la siguiente estructura:

 

 

 

«La mediación familiar clave para el bienestar de tus hijos.»

 

 

4. El problema.

 

Si tu título presenta el principal punto de dolor (problema) de tu cliente ideal, éste querrá averiguar qué solución puedes ofrecerle para resolverlo. Y de nuevo, hará clic en tu publicación.

Además, piensa que cuando un usuario tiene un problema lo busca directamente en Google. Por lo que si el título contiene el problema del usuario, tendrás más posibilidades de que clique en tu post.

Este sería un buen ejemplo:

 

 

“¿Autónomo español? Descubre los 3 secretos para no pagar tantos impuestos.”

 

 

5. Contiene un número.

 

Se trata de poner un número (con cifra) en el extremo izquierdo del título. Las listas son muy poderosas porque el lector se hace una idea acotada de lo que va a encontrar dentro.

Si bien es cierto, esta técnica ha sido muy utilizada y el lector ya se empieza a cansar de las listas.

Aún así, a mi me gusta mucho utilizarlo.

Por ejemplo:

 

 

“6 situaciones en las que puedes reclamar la pensión compensatoria.”

 

 

6. Titulares con mensaje negativo:

 

A nadie nos gusta cometer errores y todos queremos saber en qué estamos fallando para evitarlo.

Por eso es interesante crear un titular como por ejemplo:

 

 

“Los 23 errores más comunes al darse de alta como autónomo.”

 

 

7. Fórmulas interrogativas:

 

Utilizar el ¿qué, cómo, dónde, cuándo y por qué…? también funciona de maravilla.

Por ejemplo:

 

 

¿Dónde presentar una reclamación de consumo en Barcelona?”

 

 

8. Es simple y específico.

 

Te aconsejo que utilices títulos cortos.

Lo ideal es que la longitud no supere los 70 caracteres. Entre 6 y 12 palabras es perfecto para que no se corte en Google o en el título del asunto del mail.

Por ejemplo:

 

 

“Cómo evitar las deudas de una herencia sin renunciar a ella.”

 

 

9. Utiliza adjetivos calificativos:

 

Puedes encontrar muchos más, pero aquí te dejo algunos: excelente, increíble, bueno, efectivo, sencillo, práctico, amigable…

Por ejemplo, el título del post que estás leyendo ahora mismo:

 

 

“12 sencillos ejemplos de títulos que atraen lectores a tu blog jurídico.”

 

 

10. Verbos de acción:

Consigue, descubre, alcanza, localiza, imagina, encuentra….

Ejemplo:

 

 

“Descubre ahora 3 vías para recuperar tu cláusula suelo”

 

 

11. Nunca uses la palabra “COSA”:

 

Hay que ser muy vago para no encontrar una palabra más completa que “cosa”.

La palabra cosa es muy abstracta así que te invito a que utilices otras palabras más ricas como: técnica, fórmula, método, situación, secreto, razón, clave, consejos, conceptos, ejemplos, ideas, trucos, vías, formas, alternativas, recetas, etc.

Por ejemplo, podrías decir:

 

 

“La clave para elegir un asesor fiscal para tu negocio online”.

 

 

12. Promesa temporal:

 

Ofrecer una promesa es siempre garantía de que tu título despierte el deseo de conseguir aquello que prometes. ¿Y qué tal si lo aliñas con un espacio temporal?

¿No te seduce la idea de saber en cuánto tiempo vas a conseguir aquéllo que deseas?

Te propongo el siguiente ejemplo:

 

 

“Cómo calcular tu pensión compensatoria en 15 minutos.”

 

 

Ya ves, en un momento te he dado 12 ejemplos que puedes aplicar hoy mismo para escribir titulares más atractivos.

Puedes mezclar varias estrategias de las que te he nombrado.

Por ejemplo, si generas curiosidad y además nombras el beneficio puede ser una bomba.

Lo que no cabe duda es que el contenido debe ser bueno pero el título debe serlo más.

Por último quiero comentarte que el título es lo último que escribo.

Siempre pongo en mi calendario editorial la idea principal o un título sugerido pero luego hago un listado de unos 10-15 posibles títulos antes de escoger el definitivo.

En conclusión, el título es casi lo más importante a la hora de editar tu post porque si no llama la atención del usuario no hará clic en él y todo lo demás no habrá servido de mucho.

Espero que te sirva de ayuda.

 

Y ahora te toca a ti: ¿cuál de estos ejemplos te ha llamado más la atención?

 

Te espero en los comentarios de debajo de este artículo.

Ahorra tiempo en la gestión de tu blog

Descarga ahora la guia gratuita que te permitirá planificar tu blog en 1 sólo día