fbpx

¿Te gustaría saber cómo escribir una buena introducción de un artículo jurídico y captar la atención del lector desde el principio?

Hoy te comparto una técnica de copywriting que he aprendido de la lectura del libro The Adweek Copywriting Handbook, de Joseph Sugarman y que puedes aplicar para que tus artículos del blog sean leídos hasta el final.

Sugarman dice que tu texto debe perseguir un objetivo: que el lector pase de la primera a la segunda oración de forma natural. De la segunda a la tercera y así progresivamente hasta leer la última palabra.

En definitiva, debes conseguir que el lector avance en la lectura como si de una pendiente resbaladiza se tratase.

¿Por qué los usuarios abandonan tu blog a los pocos segundos de empezar a leer tus posts?

Imagino que te preguntas cómo es posible que no consigas cautivar al lector de tu blog con lo bien que enfocas todas tus demandas, reclamaciones y demás escritos jurídicos.

Por eso estás aquí.

Estoy convencida que piensas que en internet se escribe diferente. Que tienes que saber sobre un montón de cosas técnicas de SEO, H1, H2, palabras clave y demás, para retener al lector en tu web.

Déjame decirte que te equivocas.

Del mismo modo que escribes para persuadir al juez y llevártelo a tu terreno, puedes convencer a tu potencial cliente que lo que necesita es seguir leyéndote.

La clave es reunir información sobre tu lector. Cuantos más datos tengas sobre él, más interesantes serán tus artículos para él.

Tu lector ideal siempre en el centro.

La introducción de un artículo jurídico es la parte más importante del texto.

 

La introducción es una de las partes más importantes de cualquier artículo, seguida del título.

Aquí tienes 12 buenos ejemplos de títulos para artículos jurídicos en los que inspirarte.

 

Claves para atrapar al lector de un artículo jurídico desde la introducción:

 

1. Haz que el lector se sienta como en casa.

 

Cada parte de un artículo tiene su función y, la de la introducción, es conseguir que el usuario se sienta como en casa.

Este es el momento del texto para centrar el entorno del mensaje que quieres transmitir.

Es como cuando tienes invitados con los que no tienes excesiva confianza, intentas que se sientan cómodos ¿verdad? Normalmente intentas no mostrarte invasivo y que sean ellos quienes encuentren su lugar para que poco a poco se sientan confiados y más relajados.

Volviendo a la escritura:

Si consigues captar la atención del lector desde el principio tendrás más posibilidades de que continúe leyendo y no abandone tu blog.

Ya sé lo que estás pensando. ¿Y cómo “engancho” a un potencial cliente a leer un artículo sobre derecho?

No nos vamos a engañar, un tema jurídico no suele ser fácil de digerir.

Sin embargo, hay formas para llamar la atención de un lego en derecho y hacer que la lectura sea más amena.

En primer lugar, no se trata de publicar en tu blog una información magistral sobre derecho.

Sino que se trata de…

  • entretener contando una historia de éxito de la que el lector podría ser el siguiente protagonista.
  • educar al lector sobre cómo actuar ante una situación cotidiana que pueda traer consecuencias legales.
  • informar sobre como afecta en la práctica una reciente sentencia al consumidor .

 

 

2. Consigue que el lector se sienta identificado en ese contexto.

 

Una vez has creado el entorno del mensaje haciendo que el lector se sienta cómodo, consigue que el lector se sienta identificado con tus palabras.

Para ello, tu objetivo es que el lector responda SÍ a cada frase escrita por tí.

Es decir, que el mensaje resuene en su interior.

Una forma de hacer que tu lector diga: “sí, eso es justo lo que a mí me pasa” es hacerle preguntas retóricas sobre su problema.

Las preguntas que más me gustan son aquellas que despiertan las inquietudes del lector. Aquéllas que van directas a su punto de dolor (problema, reto o deseo).

Además, las preguntas hacen que el texto parezca una conversación entre 2 personas y lo hace más personal.

 

3. Dale una buena razón para seguir leyendo.

 

Muéstrate convincente.

Una buena razón que puedes darle a tu lector para convenderle que siga leyendo es hacerle ver cómo seguirá siendo su situación si no pone una solución de forma inminente.

Se trata de agitar el problema (pero no te pases de sensacionalista…).

 

4. Genera curiosidad.

 

Las personas somos curiosas por naturaleza. Es un instinto natural básico que todos tenemos.

Procura que el lector se pregunte nada más empezar el texto: ¿qué más hay aquí para mí?

Por último, algunos consejos para escribir una introducción atractiva:

  1. Utiliza 2 o 3 párrafos cortos antes de entrar en el cuerpo del texto.
  2. Intenta escribir frases muy cortas.
  3. Utiliza listados o viñetas para exponer ideas de forma más visual. 

Esto ayudará a que la intro se lea más rápido y el usuario se haga una idea de lo que encontrará en el resto del artículo.

Espero que te haya resultado interesante. Y si quieres aprender más sobre copywriting jurídico puedes suscribirte a mi newsletter aquí.

¿Quieres ahorrar tiempo y dinero en la gestión de tu blog?

Planifica tu estrategia de contenidos anual en 1 sólo día. Descarga ahora la guía para controlar tu estrategia de contenidos y mi plantilla de calendario editorial.